Ahorrando y reduciendo el desperdicio en Londres

En Londres, en lugar de salir a comer a un restaurante o traer comida preparada, la gran mayoría sale a comprar comida para traer de vuelta a la oficina. Esta costumbre hace que los restaurantes no tengan un menú del día que vaya rotando. Sino que siempre tienen lo mismo.

La gente tiene prisa y no quiere esperar que el restaurante prepare la comida. Así que muchos tienen ya comida preparada. Es llegar, coger lo que quieres de la estantería y pagar. Si pides algo que requiera preparación, rara vez tienes que esperar más de 5 o 10 minutos. El clásico ejemplo es Pret a Manger que están por todas partes.

Esto es muy conveniente pero me hizo preguntarme algo. ¿Esta comida ya preparada se pierde al final del día?

Y en muchos casos así es. Muchos de los productos no se pueden reutilizar en una cocina. Si no se vende un pollo asado, un restaurante puede hacer mil cosas con él (croquetas?). Pero Sushi, ensalada, sándwiches, … es difícil. Y más cuando tu menú no cambia.

El otro día me di cuenta de esto cuando vi esta campanita:

En la cadena de restaurante Itsu, media hora antes de cerrar se ponen a mitad de precio los artículos que se van a echar a perder.

El objetivo es doble. Por un lado, Itsu no desperdicia comida. Por otro, tiene unas ventas al final del día que no podría conseguir de otro manera.

¿Y no es posible que alguien decida esperar y ahorrarse la mitad?

Puede ser. Pero creo que es una minoría muy pequeña. Itsu vende principalmente a la hora de comer y a la hora de cenar. Suelen cerrar a las 21:00 o 22:00. Si alguien es capaz de cambiar su horario unas 4 horas para llevarse el descuento supongo que se lo merece. La hora de cenar en Londres es en torno a las 19:00. Además, no se comprometen a tener algo. Es decir, puede que no tengan nada que se vaya a perder ese día y te quedes sin nada.

Dándole vueltas, me pregunté si otros restaurantes o tiendas harían lo mismo. Me sorprendió muchísimo encontrar un montón de cosas pero voy a comentar las dos mejores.

Too Good To Go

Too Good To Go te dice qué restaurantes tienen comida que se va a perder para que la compres por un precio muy bajo.

No puedes elegir qué llevarte de antemano porque el restaurante no sabe lo que va a tener.

 

La primera vez que usé esta app fui a recoger el desayuno a un hotel. Varias cadenas de hoteles tienen desayuno de buffet y tienen que tirar prácticamente todo lo que sobre. Aquí es donde esta app triunfa. Yo tengo un desayuno por 2 libras que de otra forma me costaría más de 7. El hotel  desperdicia menos y tiene unos pequeños ingresos por los que no ha tenido que hacer nada. Además en este caso no canibaliza sus otros clientes.

Salchichas, bacon, verduras asadas, huevo, hash browns, etc. Y un croissant que estaba buenísimo.

He visto algunos restaurantes que aprovechan la app como si fuese otro canal de venta más.

Una cosa que me sorprendió es que puedes reservar la comida con casi 24 horas de antelación. En el caso del hotel lo entiendo. Intentan evitar que un cliente llegue a desayunar y falten cosas en el buffet. Por lo tanto, siempre van a sobrar cosas.

Pero en el caso de los restaurantes… Si saben con 24 horas de antelación que les va a sobrar ¿no sería mejor hacer menos comida?

OLIO

Esta startup ha levantado hace poco una ronda Series A de 6 millones de libras. Trata de luchar contra el deshecho de una manera mucho menos comercial. De hecho, prácticamente todo lo que aparece en la app es gratis.

El equivalente en España sería Nolotiro.org, pero Olio tiene un foco mucho más claro en alimentación.

Tiene acuerdos con varios restaurantes y tiendas. Cuando tienen cosas de las que se tienen que deshacer, un voluntario de Olio las recoge y las publica en la app para repartirlas.

Para incentivar a los voluntarios Olio les deja quedarse con el 10% de lo que recojan. Aunque me da la impresión de que los voluntarios lo hacen más por la causa que por este incentivo.

En mi prueba de Olio recogí un buddha bol vegano y edamame con chili y lima

Además cualquier persona puede donar. Algunos ejemplos que he visto:

  • “He hecho muchísima mermelada y doy 3 botes”
  • “He comprado unos pasteles pero me he dado cuenta que tienen un ingrediente al que soy alérgica”
  • “Mi empresa ha hecho un evento y sobra un montón de comida”

¡Me parece una idea buenísima! Viendo el perfil de las fundadoras y de sus inversores no me extrañaría que esta app sea un gran éxito.

¿Crees que esto podría funcionar en España?

2 Comments

  1. Acá en USA TODO el mundo incluyéndome anda con una prisa brutal. Cuando estoy viajando por mi trabajo no tengo tiempo de sentarme a comer tranquilamente a la hora del almuerzo ni la hora de cenar. En el único momento donde saco tiempo de relajarme para comer es en el desayuno pues me gusta leer lo que pasara TODAS las mañanas en el mercado, mundo o mirar emails. Normalmente cuando estoy viajando fuera de mi ciudad paro en Starbucks (SBUX) y ahí compro todo lo que necesito para el día. Rara vez como en otro lado y cuando lo hago de igual forma es ordenarlo por teléfono o móvil, recoger el pedido y de vuelta al hotel a descansar. Hoy día por la prisa que tienen todos las empresas deben adaptarse si no lo hacen no estarán en el negocio mucho tiempo.

    • Mr. Lyn

      Buen apunte! Sí, sobre todo se nota en las ciudades grandes. A veces me quedo mirando pensando cuanta gente entra y sale por minuto. Hay locales que no deben de tener más de 70 m2 y tienen unas 8 cajas para cobrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *