Controla lo que puedes controlar

Cumplir tus objetivos no sólo depende de ti. Hay factores externos que no puedes controlar.

¿Se puede hacer todo bien y fracasar?

Sí. Hay infinidad de eventos de bajísima probabilidad que no puedes controlar. Como que te caiga un rayo o que estalle una guerra mundial. Pero si no puedes hacer nada para evitarlo ¿por qué te preocupa?

Sobre lo que puedes y no puedes controlar

Stephen Covey explica esto en “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”.

El concepto es el círculo de preocupación y el círculo de influencia. Sólo tienes influencia sobre una parte de las cosas que te preocupan:

7 habitos de la gente altamente efectiva

Si no puedes hacer nada para cambiarlo, entonces no deberías darle vueltas.

Técnicamente, si de verdad te preocupa que te caiga un rayo puedes bajar la probabilidad a casi cero siendo obsesivo protegiéndote ante esa probabilidad. La mayoría no operamos de esta manera, simplemente aceptamos el riesgo como algo inevitable y seguimos a lo nuestro.

Los círculos no son estáticos, cambian contigo y con el entorno.  Si mañana eres elegido como presidente de EE.UU, la posibilidad de una guerra mundial entra dentro de tu círculo de influencia. Si los expertos avisan de que mañana caerán 5 rayos por metro cuadrado durante todo el día, a lo mejor sí tomas las precauciones necesarias.

Céntrate en las decisiones que sí puedes controlar

La manera en la que yo lo enfoco es la siguiente: Controla lo que puedes controlar, no te preocupes del resto. Simplemente, acepta el riesgo y sigue a lo tuyo.

Con respecto a ahorrar, siempre hay alguien que comenta: “tanto ahorrar y a lo mejor mañana te atropella un coche”. Esa frase la puedes usar para cualquier cosa. “Tanto hacer deporte…”, “tanto comer saludable…”.

¿Y si al final no te atropella un coche?

Existe la posibilidad de que nos atropelle un coche casi a diario. Si de verdad tienes esto en mente nunca harás planes a largo plazo. Vivirás siempre en el corto plazo. Pero seguramente ya haces todo lo que está en tu mano para estar lo más seguro posible ante ese riesgo.

Personalmente, el concepto del círculo de influencia me ayuda sobre todo cuando hago planes a muy largo plazo. A veces considero todos los riesgos que pueden hacer que el plan no funcione e intento buscar maneras de mitigarlos. Pero hay algunos que simplemente tengo que aceptar y pensar en otra cosa. No ignorarlos, sino saber que existen y que no puedo hacer nada para evitarlos.

De hecho, en estos momentos en que estoy perdiendo demasiado tiempo sí me ayuda pensar “hay las mismas posibilidades de que esto pase cómo de que me atropelle un coche”.

¿Alguna vez le das demasiadas vueltas a cosas que no puedes controlar? ¿Haces planes a larguísimo plazo? ¿Crees que mañana caerán 5 rayos por metro cuadrado?

Foto: Alejandro González Blanco

4 Comments

  1. Luis C

    Esta entrada me recuerda aquella frase de: “Si tiene solución ¿Porqué te preocupas? y si no tiene solución ¿porqué te preocupas?”

    Realmente lo mejor es invertir pensando en el futuro pero sin dejar de vivir el presente, ya que por un lado puedes morir mañana pero también es muy probable que sigas viviendo muchos años. Así que ni guardarlo todo para un futuro al que no sabemos en qué condiciones llegaremos ni gastarlo todo como si no hubiera un mañana sean la mejor opción. En algún punto intermedio está la manera de vivir una vida plena. Ya el mismo hecho de invertir nos va proporcionando un colchón financiero que nos permite vivir más tranquilos aunque la IF pueda quedar aún lejos.

    No me gusta hacer planes a larguísimo plazo. Prefiero dejar que la vida me lleve por sus caminos y adaptarme a las situaciones que no forzar cosas como donde quiero vivir, como, etc. siempre intentando vivir lo mejor posible, claro. Por ejemplo ahora estoy en un trabajo que jamás hubiera elegido
    directamente y fué por una elección que me equivoqué y estoy encantadísimo.

    Y te dejo otras 2 frases que leí por internet (hoy me ha dado por ahí jejeje…):

    1. “ No te tomes la vida en serio al fin y al cabo no saldrás vivo de ella. ”

    2. “La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes”

    Un saludo.

    • Mr. Lyn

      Hola!

      Ese balance es lo complicado. De hecho es un motivo de “conflicto” constante en cuanto sale el tema de las finanzas personales. A algunos lo que gastas les parece un despilfarro, a otros les parece que te estás privando de cosas… En fin, cada uno debe encontrar ese balance para sí mismo y aislarse del ruido.

      Un saludo!
      Mr. Lyn

  2. Hamster onFIRE

    Muy buena la primera frase Luis XDDDD…

    Intento no preocuparme por las cosas que no puedo controlar aunque a veces es inevitable. Si, puedo morir en accidente de tráfico (conduzco casi 2 horas al día) y puede que alguien me diga que todo mi ahorro habrá sido en vano…

    Pero no. Mi mujer y mi hijo se beneficiarán de que he llevado una vida financieramente responsable. Realmente no siento que no estoy disfrutando de la vida por ahorrar, ya que he aprendido a gastarlo en las cosas que REALMENTE me aportan valor.

    Es un cambio de chip frente al círculo vicioso del consumismo y de deuda. Quizás sea más fácil para los que tenemos una edad, y mirando atrás somos conscientes de todo el dinero malgastado en cosas inútiles.

    Afortunadamente, no toda la gente es receptiva al mensaje de la IF, sinceramente, para que nuestros fondos indexados crezcan, necesitamos gente enganchada al “compra con un clic” de Amazon, gente cambiando de coche como de zapatos, gente corriendo a comprarse la última TV 3D, 4K, tablet, portatil, iphone o lo que sea.

    Toca elegir en que lado de la ecuación nos ponemos, al menos nosotros podemos elegir. La gran mayoría de la gente desconoce la alternativa.

    -Saludos.

    Lo bueno de invertir siendo muy joven es que

    • Mr. Lyn

      Totalmente de acuerdo. Si me pasase algo hoy, no me arrepentiría para nada de mis decisiones. A veces soy muy radical en no pagar por cosas que no me aportan valor y los demás lo ven como “raro”. Otras veces es al revés.

      Es irónico que las inversiones de la gente frugal dependan en cierta medida del consumismo de otros 😄

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *