¿Cuándo podrás jubilarte? – 2ª parte

El la primera parte de este artículo vimos un ejemplo de planificación para la jubilación. Teresa gastaba los mismo durante muchas años y se jubilaba en torno a los 55 años.

¿Y si no quiero mantener mis gastos constantes?

Hemos dicho que Teresa gastaba los mismo durante toda su vida. En teoría los últimos años tendría que apretarse el cinturón para seguir viviendo con el mismo gasto.

Vamos a cambiar la perspectiva. En vez de hablar de gasto total hablaremos de tasa de ahorro. De esta manera el gasto irá subiendo con los ingresos. Esto puede ser más realista o menos dependiendo de tus planes.

Teresa decide entonces que lo de vivir sola en un estudio es un lujo. Va a compartir piso y a recortar en restaurantes y ocio.

  • Alquiler piso: 425 euros. Piso compartido incluyendo gastos (agua, gas, electricidad, etc.)
  • Transporte: 60 euros. Aproximadamente el abono de transporte de Madrid o Barcelona
  • Todo lo demás: 340 euros. Comida, gimnasio, restaurantes, etc
  • Total: 825 euros

Tasa de ahorro: 45% (675 de ahorro entre 1.500 de ingresos totales). Mantenemos los 2k mensuales durante la jubilación, así que el número IF sigue siendo 600k.

Haciendo esto hemos llegado más o menos al mismo resultado que en la primera parte. Teresa se podría jubilar a los 54:

Tabla de planificación para la jubilación
A los 55 años tendría un patrimonio de 1 M€ con un salario de menos de 80k€

Si se jubilase a los 55, podría seguir la regla del 4% y gastar unos 4.000 euros al mes. También podría ser más conservadora y gastar unos 3.000 (regla del 3%).

 

Alcanzando la independencia financiera con el interés compuesto
Aprovechando que el patrimonio sube exponencialmente Teresa podría decidir trabajar un poco más después de alcanzar su número IF

¿Qué pasa si modificamos otras variables?

 

Es interesante ver el impacto que tienen las distintas variables en el tiempo que Teresa tardaría en alcanzar la independencia financiera.

¿Cuánto más podría gastar en la jubilación si me quedo trabajando unos años más después de llegar mi número IF?

Proyectando con las mismas premisas que hemos usado llegaríamos a esta tabla:

Crecimiento de safe withdrawal rate
Trabajando 5 años más podría gastar más de 50% más al mes

Es decir, si se queda trabajando 5 años más podría gastar 2.100 euros adicionales al mes durante la jubilación.

En el caso de Teresa, en sus últimos años estaría cobrando (y ahorrando) más que nunca. Por lo que alargar un poco esos últimos años se nota mucho.

¿Cómo afectan la inflación y la rentabilidad a la edad en que me puedo jubilar?

Dos de las cosas más difíciles de estimar son la rentabilidad y la inflación. Además de ser imposibles o muy difíciles de controlar. Así que creo que tiene sentido mirar cual sería el impacto de variaciones en cada una de estas variables dejando el resto sin tocar.

Impacto de la rentabilidad y el IPC en la edad de jubilación
Impacto de la rentabilidad y el IPC en la edad de jubilación

Creo que esta tabla pone de manifiesto cómo la inflación se puede comer tu dinero si no está (bien) invertido. Una inflación de más del 3% no es ninguna locura. De hecho, en España estuvo a más del 3% en 2011 por ejemplo.

La lección que yo saco es que tener todo el dinero en efectivo en la cuenta es un manera segura de que se vaya derritiendo y sea prácticamente imposible ser independiente financieramente.

¿Cómo afectan la tasa de ahorro y la rentabilidad?

Una tasa de ahorro alta te protege de malas rentabilidades. Sin embargo, si tu tasa de ahorro es baja, dependes mucho más de la rentabilidad de tu cartera.

Impacto del ahorro y la rentabilidad en la independencia financiera
La tasa de ahorro es posiblemente la variable que más podemos cambiar y que depende menos de factores externos

Lo que más interesante me parece es que cuanto más ahorro tienes, menos impacto tiene. Por ejemplo, pasar de 55% a 65% te ahorra 2-3 años. Sin embargo, pasar de 25% a 35% te ahorra 4-10 años! Aunque en ambos casos es un incremento del 10%. Además, parece más fácil cortar cuando ahorras un 35% que cuando ahorras un 55%.

Mirándolo desde otro ángulo, si ahorras más del 55% y crees que tus gastos ya están optimizados quizás deberías concentrarte en aumentar tus ingresos en lugar de reducir tus gastos. Es decir, ya estás haciendo un gran trabajo en recortar tus costes y puede requerirte un gran sacrificio recortar aún más. Así que a lo mejor tiene sentido ver si puedes mejorar las otras variables (ingresos y rentabilidad).

Imagen: StevePb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *