Junio: ¿un mal mes o un mes maravilloso?

Encantados con abril y mayo pero…

Mr Lyn y yo hacemos cierre de mes todos los meses. Y me preguntas, ¿qué es eso? Pues es nuestro ritual preferido para evaluar cómo vamos.

Nos cogemos una cerveza cada uno y nos sentamos en el sofá. Yo con los gastos del mes y Mr Lyn con el plan financiero abierto. Apuntamos nuestros gastos línea por línea, comentamos a qué corresponde cada cargo que sale en el extracto banco y lo clasificamos. Además, vemos cómo lo hicimos respecto a presupuesto y como vamos respecto a nuestro objetivo de inversión. Y si nos quedan ganas, jugamos con los escenarios de futuro.

Hicimos el cierre de mayo hace un par de semanas, cuando escribía que estaba muy contenta con nuestros primeros meses. En abril vimos un cambio en nuestros gastos más “superficiales” y en mayo pasamos del 70% de tasa de ahorro!!!! No nos lo creíamos. Íbamos ya a por la segunda cerveza, había que celebrar.
Justo cuando estábamos acabando y echando un vistazo a las proyecciones, vimos que junio viene cargado de gastos.

…junio no pinta tan bien

Sabemos que en junio nuestros gastos se volverán a disparar. Lleva tiempo en el plan, lo veíamos venir. Pero no quería aceptarlo.

Y al ver la previsión de junio me agobié. Me bloqueé. Empecé a sentirme culpable por todos esos planes que tenemos en junio.

“¿Para qué habré dicho que sí? Ahora este viaje nos fastidia el mes”.

Es como si después de dos meses de “buenos resultados” no estuviese dispuesta a encarar un mal cierre de mes. Y el simple hecho de enfocarlo así supone un problema.

Porque ¿qué es un mal mes? ¿quién define un mal mes? Si te cuento mi junio a lo mejor me dices que es maravilloso. Pero yo en ese momento no podía ver lo bueno, solo veía gastos y números rojos.

El primer trimestre del año fue muy ajetreado, así que durante abril y mayo lo que nos pedía el cuerpo era calma. Salimos alguna vez a cenar, alguna escapada de un día para salir de la ciudad, etc. Pero todo low cost y planes de 2 (en los que nos resulta más sencillo controlar el gasto).

¿Pero qué pasa en junio?

Y ahora llega junio, aquí están nuestros top 3 gastos extra:

  • Quedada en Londres con amigos del master.
  • Cumplo 30!! Y lo celebramos yéndonos de fin de semana con la familia.
  • Compra de dos billetes a EEUU para la segunda mitad del año.

A primera vista dices: ¡vaya vidorra! Y no se puede negar que son buenos planes. Pero al indagar se ve (espero) que no es un despilfarro total.

Londres. Me muero de ganas por ese finde. Nos juntamos 5 amigos que solíamos estar todo el día juntos durante el master. Ahora estamos cada uno en un sitio y llevamos planeando la quedada desde enero. Los vuelos salieron baratos porque los cogimos con antelación, y no pagamos hotel porque vamos todos a invadir la casa de los que viven en Londres. ¿Que gastaré más que un finde normal casero? Por supuesto, Londres es caro y saldremos a comer/cenar/beber. Pero dentro de lo que cabe creo que intentamos mirar el gasto.

Mi cumpleaños. Nuestras respectivas familias llevan apoyándonos toda la vida, y especialmente en los últimos años cuando nos metimos en la aventura del máster. Nos apoyan siempre, incondicionalmente, aunque muchas veces no estén de acuerdo. Así que nos apetecía agradecérselo de una forma especial. Y que por una vez seamos nosotros los que invitamos. Así que con la excusa de mi cumple alquilamos una casa rural para todos y un coche para pasar el finde en familia.

Vuelos. Este mes me confirmaron que en verano me iré a la costa este de EEUU a trabajar en un proyecto durante 6 meses. Mr Lyn se quedará en Londres, y cruzaremos el charco para vernos cuando podamos. Así que tan pronto tengamos claro el calendario… compraremos los vuelos! Es un desembolso importante pero los queremos comprar con antelación para ver si nos salen mejor de precio.

¿Es junio un mal mes o es un mes maravilloso?

¿Son estos gastos totalmente necesarios? No. ¿Debería sentirme culpable por este mes? Tampoco.

El camino hacia la IF es un camino a largo plazo, y para mi no sería sostenible si cortamos todo gasto “innecesario” y maximizamos ahorro al 100%. Se trata de cambiar tus hábitos y de gastar con cabeza.

Mr Lyn y yo tenemos muchos amigos dispersos por todo el globo y somos conscientes que para mantener esas relaciones hay que gastar dinero. Así que seguiremos haciendo viajes y escapadas, pero las escogeremos más cuidadosamente.

Y después de toda esta explicación y reflexión, mi conclusión es que junio es maravilloso. No ahorraremos una barbaridad, pero espero estar en línea con el plan. Y lo más importante: disfrutar a tope cada momento y coleccionar recuerdos de esos que duran para toda la vida.

Lo que hace junio maravilloso es que es especial, es que no hacemos esto todos los meses. Pero cuando lo hacemos lo hacemos con gusto. Porque para nosotros merece la pena.

Consejo: planea tus gastos extra

Tenemos un presupuesto anual que nos ayuda a mucho a tener los pies en la tierra.

Por ejemplo, el gasto extra de la celebración de mi cumpleaños estaba en el presupuesto. Lo tuvimos en cuenta cuando establecimos el objetivo de inversión para este año. Lo mismo con los gastos de viajes para vernos. Sabíamos que iba a ser un año viviendo separados y los gastos extra estaban en el presupuesto.

Esta forma de organizarnos nos evita mucha frustración. Son gastos conscientes y planeados y no nos impactan a nuestro objetivo de inversión. Además, nos ayuda a mantener el gasto acotado. Si no está en el plan… es difícil hacerle hueco a nada “grande”.

Ya estamos empezando a planear 2019. Aún queda mucho pero ya tenemos un par de bodas y otros gastos grandes confirmados. Tan pronto sabemos que tendremos algo especial lo incluimos en el plan, para que no se nos escapen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *