La importancia de no quemarse

No es ningún secreto que una de las claves para alcanzar la independencia financiera es gastar cuanto menos posible. Gastar poco te hace ahorrar más pero también hace que tus ahorros duren más durante la jubilación.

Al ser una palanca tan poderosa, nos centramos mucho en rebajar nuestros gastos. Pero es muy importante que tu nivel de vida sea sostenible.

Ser demasiado frugal puede ser contraproducente

Yo tiendo a comparar vivir por encima de tus posibilidades con tener sobrepeso. Y los planes para ahorrar, con las dietas. Ambos suelen suponer sacrificios, aunque no tienen por qué.

Imagina una persona con sobrepeso que pasa a preocuparse por adelgazar de un día para otro. Se agobia y piensa que es algo que necesita solucionar ya. Así que empieza una dieta muy agresiva que le hará perder muchísimo peso en 6 meses.

Empieza con muchísimas ganas y sigue la dieta a rajatabla la primera semana. Y la segunda. Al ser esta dieta tan agresiva, en la tercera semana tiene un momento de debilidad y se salta la dieta un día entero. Se da cuenta de que ha tomado en ese día tantas calorías cómo debería tomar en una semana. Se agobia y deja la dieta porque “total… ya me la he saltado…”.

Las personas tendemos a sobrevalorar el corto plazo y a subestimar el largo plazo.

Es mucho mejor ser constante con pequeñas mejoras que intentar grandes mejoras y abandonar por el camino.

Así pienso también sobre ahorrar. Si siento que estoy renunciando a cosas constantemente para ahorrar puede que llegue el momento en que no aguante más y despilfarre en algo. En mi caso funciona mejor tener una vida que pueda disfrutar aunque ahorre menos. Al estar satisfecho y no sentirme privado de cosas constantemente siento mucha menos necesidad de darme caprichos.

Es de admirar la gente que cambia su vida radicalmente y sacrifica muchos de los gastos que eran normales para ellos. Pero tiene que ser sostenible. Saltarse la dieta un día puede hacer que tomes las calorías de toda una semana. Pero una mala decisión por comprar algo (un coche, unas súper vacaciones, una bicicleta de competición, una casa en la playa, un caña de pescar…) puede hacer que gastes mucho más de tu presupuesto de una semana.

¿Has dejado algún plan por ser demasiado exigente contigo mismo?

5 Comments

  1. ¡Amén! Estoy totalmente de acuerdo. Esto no es un sprint, sino una carrera de fondo. Mi visión al respecto es centrarme en las experiencias: si estoy comprando una experiencia que recordaré en 6 meses o un año, entonces la inversión merece la pena.
    ¡Gracias por compartir tu opinión! 🙂

    • Mr. Lyn

      Otra forma de pensarlo es como Jeff Bezos: minimizar el arrepentimiento. Aunque es más negativo pensarlo así. Si no compras esa experiencia ¿te vas a arrepentir en el futuro? A lo mejor ese arrepentimiento dura incluso más que esos 6 meses.

      Un saludo!
      Mr. Lyn

  2. Hamster onFIRE

    Completamente de acuerdo, si ser demasiado frugal te hace infeliez afloja un poco el ahorro. Sobretodo al principio, cuando aún los ahorros no son muchos y crecen despacio, puede desmotivar y acabar con todo el plan…

    Es mejor salir despacio y llegar a la meta.

    -Saludos.

  3. Hamster onFIRE

    Exacto, no tienes una buena higiene bucal lavándote los dientes 10 veces al día durante 2 meses y el resto del año 1 vez cada dos días. Tienes una buena higiene lavándote los dientes 2-3 veces al día TODOS los días.

    Igualmente, no vas a ver resultados por salir a correr un día, sino que verás resultados si sales a correr 5 veces a la semana durante unos meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *