La magia del interés compuesto

Una de las piezas clave de la independencia financiera es el interés compuesto. El dinero que está invertido genera intereses. Esos intereses a su vez generan más intereses.

Tu dinero trabaja para tí

Si invertimos 100 al 10% de rentabilidad tendremos 110 al final del año. Hemos conseguido 10 euros. Si reinvertimos todo, en el segundo año no conseguimos 10, sino 11. Ese euro extra lo han generado los 10 euros de intereses del primer año.

Cuando inviertes dinero a largo plazo el tiempo es un factor muy importante porque nos permite aprovechar los beneficios del interés compuesto. En algunos productos que retrasan el pago de impuestos, el dinero que estaría destinado a impuestos también está generando intereses. Es el caso de los planes de pensiones o los fondos de inversión.

¿Qué impacto tiene el interés compuesto en tus ahorros?

Para ver qué impacto tiene el interés compuesto a largo plazo vamos a hacer un ejemplo.

Supongamos una inversión mensual de 300 euros durante 40 años. Digamos que la rentabilidad anual es del 7%.

En la siguiente gráfica la suma de las aportaciones (esos 300 euros mensuales) aparece en gris. La parte verde es puramente rentabilidad generada. La diferencia es de unos 800k.

Puedes pensar en la parte gris como lo que tendrías después de 40 años si metieses 300 euros al mes debajo del colchón.

La magia del interés compuesto
Efecto del interes compuesto en tus ahorros con rentabilidad del 7%

 

Para los más conservadores, también he preparado la gráfica con un 3% de rentabilidad. El resultado es una diferencia de unos 300k.

 

Inetres compuesto con depositos
Efecto del interes compuesto en tus ahorros con rentabilidad del 3%

 

Hace unos años los depósitos al 3% estaban por todas partes. Pero alguien que decidiese sólo invertir en depósitos a plazo fijo hoy estaría recibiendo menos del 1%. Es importante darse cuenta de que el entorno cambia constantemente. Inflación, comisiones, rentabilidades, impuestos, etc. No hay que obsesionarse con los detalles pero creo que es sano mantener la flexibilidad. Reevaluar nuestras decisiones de vez en cuando nos puede ahorrar mucho.

Algunas consideraciones finales

  • No estoy teniendo en cuenta la inflación. Se pueden comprar más cosas con un millón hoy que dentro de 40 años. ¿Cuál va a ser la inflación dentro de 40 años? No tengo ni idea. Puedes basarte en las proyecciones de un banco de inversión, bancos centrales, etc. Seguramente sea lo más fiable pero sigue sin ser muy fiable. Si quieres reírte un rato mira las proyecciones de estos mismos bancos antes de cualquier crisis.

 

  • La rentabilidad no es fija. En las gráficas considero que la rentabilidad es siempre igual: 7% o 3%. Esto no es así en la vida real, la rentabilidad fluctúa. Y las fluctuaciones afectan muchísimo al interés compuesto.

 

  • Las aportaciones no tienen por qué se muy grandes. No parece que 300 euros al mes sea una exageración. Sin embargo, la constancia de hacerlo durante 40 años (llueva o truene) sí me parece que tiene mérito.

2 Comments

  1. Carlos L.

    cómo teoría y para fines educativos, está muy bien el post. Lo que pasa que la hoja Excel lo aguanta todo, sino que te lo diga Pobre Pecador :p
    No queda otra que mantenerse en la brecha e invertir lo que se pueda tan regularmente como se pueda, pero es más fácil decirlo que hacerlo. Ánimo y a por todas.

    • Mr. Lyn

      Estoy de acuerdo, hay que tener cuidado y no pensar que la teoría será la realidad. La rentabilidad media suena muy bonita pero hay que tener la cabeza fría cuando los valles son de -20%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *