Los 3 pilares de la independencia financiera

Lograr la independencia financiera se basa en aumentar ingresos,  reducir gastos e invertir la diferencia inteligentemente. La base es simple, pero dependiendo de tu situación personal las decisiones para lograrla pueden ser muy complejas.

Optimizar para uno de ellos tiene un impacto en los otros. Además, el factor temporal también cuenta.

Si te sale un trabajo con menos sueldo pero con mejores oportunidades de carrera puede que ahora ingreses menos pero en el futuro ingreses mucho más. Si este trabajo está en una ciudad con un coste de vida más alto es otro factor más a considerar.

Intentar poner en marcha un negocio aumenta tus gastos pero puede que en el futuro aumente tus ingresos y te acabe compensando.

Libertad financiera
Ingresar más, gastar menos e invertir inteligentemente

¿De dónde partimos nosotros en cada una de las 3 patas de la independencia financiera?

Somos dos personas normales. No ganamos millones de euros, no gastamos menos de 100 euros al mes y no invertimos mejor que Warren Buffett.

Lo que sí intentamos es mejorar en cada uno de los 3 factores y aprender todo lo que podemos.

Ingresos

Antes de descubrir la posibilidad de ser independientes financieramente pensábamos que íbamos a tener que trabajar más de 45 años sí o sí. Así que en su día optimizamos nuestras carreras para el largo plazo e invertimos tiempo y dinero en formarnos.

El resultado es que nuestros ingresos provienen de nuestros trabajos casi exclusivamente. Seguimos pensando en términos de carrera y no nos vemos dejando todo en el corto plazo.

Gastos

Intentamos recortar gastos lo máximo posible pero sin sentirnos privados de cosas. Creo que ese sentimiento de privarse de todo hace que acabes gastando más en el largo plazo porque necesitas resarcirte.

Ahora mismo, debido a que trabajamos lejos el uno del otro gastamos más en viajes de lo que gastaríamos si estuviésemos en la misma ciudad pero le damos mucho valor a esto y no nos arrepentimos de gastar en ello.

Valoramos las cosas por lo que nos aportan a nosotros. No somos fanáticos de los coches así que no nos gastamos dinero en comprar un coche nuevo, todos los que hemos tenido ha sido usados.

Sin embargo, viajar o tomar una caña con nuestros amigos es algo que nos aporta a nivel personal y no vamos a dejar. Sabemos perfectamente que es un gasto que va sumando y que ahorraríamos mucho si no lo hiciésemos… pero tomamos la decisión consciente de gastar dinero en esto.

Algunas cosas que nos ayudan a reducir nuestros gastos son estas:

  • No compararse con el de al lado, no comprar cosas para aparentar.
  • Evitar los agujeros negro de dinero. Esas cosas que compras una vez y tienes que gastar en ellas todo el rato.
  • Optimizar los gastos principales: alojamiento, transporte y comida. Estas son las categorías en las que más gastamos así que hacer el esfuerzo en optimizarlas reduce mucho nuestros gastos totales.
  • Hacer lo que podemos en los demás gastos: ocio, servicios, etc. Cuando alguien intenta hacer una dieta muy estricta y ve que al cuarto día no va  poder seguir, normalmente la deja por completo. Hubiese sido mucho mejor hacer una dieta menos estricta durante un mes. Con estos gastos es lo mismo. Yo intento recortar lo que puedo y no desanimarme si la lío con algo puntualmente. Lo importante es ser constante e intentar recuperar el próximo mes.

Inversión

Somos muy novatos pero yo estoy tratando de leer y aprender cómo gestionar lo mejor posible este punto. A día de hoy nos sentimos cómodos con los siguientes principios:

  • Invertir todo el dinero que no necesitemos. Tenemos poco dinero en efectivo en la cuenta. Creemos que es muy raro que surja un gasto tan grande que no lo podamos afrontar con nuestras tarjetas y el poco dinero en efectivo de las cuentas. Nuestras tarjetas nos pasan los gastos a fin de mes sin intereses.
  • 100% renta variable en vehículos líquidos. Tenemos un mix de fondos value y fondos índice. No tenemos ni un céntimo en planes de pensiones o depósitos a plazo fijo aunque estamos pensando en cambiar esto.
  • No le damos mucha importancia a rebalancear. Hemos definido un portfolio “ideal” que nos gustaría tener y nos hemos asignado los diferentes fondos. Cada uno va a aportando hasta alcanzar los valores que nos hemos fijado. Por ejemplo, definimos una cartera ideal para cuando alcancemos 10k, con 4 fondos al 25% cada uno: A, B, C y D. Nos asignamos los fondos y a mí me toca el A y el B. Ahora empiezo a aportar y puedo decidir cómo hacerlo. Puedo hacerlo a partes iguales cada mes o puedo hacer los primeros 5 meses al fondo A y luego empezar con el B. De esta manera nos motivamos y “competimos” para ver quien lo consigue antes y es otro incentivo para no tener dinero sentado en las cuentas. Una de las razones por las que no nos estresa rebalancear es que nuestros ahorros mensuales aún son un porcentaje más o menos grande de nuestro patrimonio. Según pase el tiempo supongo que le daremos más importancia. El hecho de tener todo en fondos de inversión hace que podamos transferirlos sin coste cuando queramos si cambiamos de idea.

2 Comments

  1. Qué bueno encontrar vuestro blog. Presiento que hemos tenido vidas paralelas 🙂

    ¿Habeis visto la “I Jornadas de Independencia Financiera”, que organiza Josan Jarque (EnormePiedraRedonda.com) en Valencia los días 25 y 26 de mayo (en unos días)? ¿Os apuntais?

    ¡Buena suerte!

    • Mr. Lyn

      Sí, lo hemos visto. Tiene una pinta genial, tanto las charlas como el hecho de estar allí con un montón de gente a la que le interesan estos temas. Nos dio pena tener que perdérnoslo porque nos pilla fuera de España pero estaremos pendientes de la próxima seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *