Mis lecciones aprendidas con el batacazo de Aryzta

Ya he comentado que una de nuestras principales posiciones es el fondo Cobas Internacional que lleva perdido alrededor de 5% desde inicio. La principal razón de este mal comportamiento es su apuesta por Aryzta.

Comprar abajo y vender arriba ¿o era al revés?

Cobas empezó a comprar acciones cuando cotizaba alrededor de 30 CHF. Después de una caída, explicaron la inversión en su conferencia anual. Según los múltiplos de valoración salía que estaban comprando a un descuento del 30% como mínimo. Y que lo normal es que se revalorizase en unos 18 o 24 meses.

Cotización de Aryzta en el último año, hasta el 10 de agosto 2018

Era una de las principales apuestas del fondo y por tanto tenían una gran convicción. Al bajar de precio siguieron comprando. Y siguió bajando. Y siguieron comprando. Y siguió bajando.

Y aquí aparece una limitación. Ningún valor puede suponer el 10% o más del fondo. Es decir, aunque tengan la certeza de que se va a ganar muchísimo dinero no pueden apostar más del 10% del fondo.

Sin embargo, como la acción seguía bajando Aryzta cada vez significaba menos porcentaje del fondo, permitiéndoles comprar. Por otra parte, en el momento que suba tendrán que empezar a vender para evitar pasarse del 10%.

La convicción de Cobas en el valor y esta limitación han hecho que muchos partícipes nos planteemos invertir por cuenta propia directamente en Aryzta. He de decir que yo he estado tentado muchas veces pero nunca me decidí.

El hecho de vivir esto en primera persona a través del fondo me ha permitido aprender bastante sin mucha consecuencia para nuestra cartera….de momento, porque esto aun no ha hecho más que empezar.

Lecciones aprendidas del batacazo de Aryzta

1. La importancia del portfolio

Al invertir en acciones tienes que saber cuando comprar y cuándo vender. Es decir, cuando una empresa está barata y cuando una empresa está valorada razonablemente. Por si esto fuese poco, tienes que gestionar la cartera para evitar riesgos. En el caso de Cobas, una de sus principales apuestas salió mal. No se me ocurre cómo podría haber salido mucho peor de lo que salió. Creo que a ellos tampoco. Pero a pesar de todo, el fondo no llegó a caer un 10%. Es decir hay muchas otras acciones en la cartera que han suavizado esta caída.

2. Es imposible saber cuándo ha acabado de caer

He seguido la cotización desde que tuvo las primeras caídas. Alrededor de 25, la idea general era que estaba baratísima. Credit Suisse entró, dándole seguridad a todo el mundo. Luego cayó a 20. Muchos pensaron que era absurdo. Se puso a 15. Los analistas la revisaron a la baja (curiosamente, también Credit Suisse, fíate tú…). “A estos precios ya todo lo malo está descontado, de aquí sólo puede ir para arriba”. Bajó a 10. “¿Se irá a la quiebra?”. A este precio ya parecía que la quiebra estaba descontada pero la empresa tenía cash flow y los bancos negociarían. Parecía imposible que quebrase. Además Cobas seguía dentro y con toda la presión tendrían la empresa miradísima y auditada. Cotizó a 9. Un 20% de la cotización era en cortos (gente que apuesta que la empresa seguirá bajando). “Con todos esos fondos apostando que bajará más… ¿no nos habremos equivocado? A lo mejor es mejor vender ahora antes de que se ponga en 5”. Luego vino una ampliación de capital, reduciendo el potencial de revalorización a prácticamente la mitad.

El ruído y la irracionalidad de los movimientos de precios crean mucha incertidumbre. Digo “irracionalidad”, pero en realidad también es imposible saber si los movimientos están basados en cosas razonables o no.

3. Los momentos difíciles son lentos

Nunca hemos estado invertidos durante una caída fuerte de los mercados. El objetivo es mantenernos fríos, aguantar todas nuestras posiciones y seguir aportando. A día de hoy nos parece sencillo pero hasta que no lo vivamos no estaremos seguros.

Si el fondo entero hubiese caído un 60% y el resto de nuestra cartera hubiese caído un 20% ¿cómo de tranquilos estaríamos? Es difícil de saber. Lo que sí he visto al seguir la cotización de Aryzta es que el tiempo pasa muy lento. Cuando veo las caídas pasadas en las gráficas todo parece muy rápido. Es sólo un centímetro en la gráfica. La realidad es que ese centímetro equivale a varios meses y pasan muy lentos. Y nunca sabes cuándo se acabarán. A día de hoy no está nada claro si Aryzta seguirá cayendo o no. Y si sube, nadie sabe cuánto tardará en hacerlo. Es mucho más fácil aguantar 5 meses sabiendo que son 5 meses que aguantar 4 sin saber si van a ser 4 ó 10.

4. No es tan sencillo como parece

En la conferencia de Cobas donde se explicó Aryzta por primera vez me dio la impresión que era una inversión que caía de cajón. Los panaderos cada vez usan más pan congelado porque cada vez es más parecido al hecho en el momento y el panadero puede entrar a trabajar a las 7:00 en vez de a las 3:00. Parece súper simple. No lo es. Aryzta sumistra bollos a McDonald´s, tiene negocio retail cómo Fornetti (también a través de franquicia, compitiendo ambas opciones con los panaderos tradicionales a los que también le vende), una cadena de tiendas de congelados en Francia, etc. etc. Es posible que el tema de la cuota de mercado del pan congelado sea clave pero hay muchísimas cosas más. Tampoco es tan fácil como mirar las cuentas y comparar múltiplos, los múltiplos están así porque el mercado piensa que la compañía es peor que otras, no porque se hayan equivocado.

Obviamente Cobas no puede ni debe desvelar exactamente la tesis de inversión detallada en una conferencia, aunque sólo sea porque no hay tiempo material. Pero por mi parte tengo que tomarme las explicaciones como datos para saber qué está pasando con la cartera, nunca como la foto completa de la tesis inversión. Por supuesto, esto aplica a cualquier tesis de inversión de cualquier fondo. Todo parece muy fácil hasta que las cosas se tuercen y la complejidad se manifiesta. Y puede que veamos sufrir a muchos “genios” en los próximos 2 o 3 años.

Foto credit: Pixabay

4 Comments

  1. Luis C

    Has hecho bien en no invertir en Arytza. Como pequeños accionistas que somos creo que sólo debemos comprar directamente acciones de grandes empresas, que siempre tendrán mayor pulmón financiero para recuperarse, y para invertir en pequeñas medianas y empresas mejor hacerlo a través de fondos que las lleven para limitar mejor el riesgo.

    Los ratios aunque sean buenos nunca explican porqué se ha llegado a ellos y aveces pueden ocultar una trampa de valor. Si asumimos que no podemos estar nunca seguros de nada en bolsa lo mejor es iniciar posiciones en las empresas que queramos con por ejemplo, 1/3 del valor total que queremos poseer de esa empresa y así tener margen de o salir con menos pérdidas o de aumentar más abajo si seguimos viéndola con buenos ojos.

    Un saludo.

    • Mr. Lyn

      Es interesante lo que comentas de sólo entrar en grandes empresas. Aunque creo que sería más fácil encontrar oportunidades en pequeñas empresas.

      De momento esta historia me ha servido para quitarme de la cabeza la idea de invertir en acciones individuales. Creo que tendría que dedicarle demasiado tiempo no sólo al análisis de la empresa sino a la construcción de una cartera que diversifique el riesgo en industrias, divisas, países, etc. Lo que supone aun más tiempo de analizar otras muchas empresas, la correlación de unas con otras…

      En cuanto a construir la posición poco a poco, es otra buena manera de gestionar el riesgo. Yo pensaba que podría hacerlo a través de la venta de puts pero en el caso de Aryzta me las hubiese comido con patatas porque mi objetivo hubiese sido un strike de 20.

  2. Luis C

    Oportunidades hay tanto en grandes como en pequeñas empresas, sólo es cuestión de esperar. Yo la verdad es que no me paso mucho tiempo investigando empresas. Miro las que comentan en Cazadividendos y Capturando Dividendos y otras webs similares y si veo que la empresa gana dinero, tiene deuda correcta, paga dividendos, los problemas son puntuales y superables y está en la gráfica a un precio técnico interesante (soportes, doble suelo, …) empiezo posición en ella con 1/3. El resto lo reservo para siguientes soportes siempre que siga viéndola interesante.

    El tema de vender puts si hubieras vendido de Aritza a strike 20 a digamos un año, aunque ahora esté a 8,32 €, cuando se acerque a vencimiento la podrías rolar ( vender otra put más abajo (strike 18 por ejemplo) a otro año de vencimiento y con el dinero recomprar esa put de strike 20. Así alargas el plazo de ejecución y rebajas el precio de compra.

    De todos modos a mi me gusta más vender puts de empresas con strikes más bajos, de 4 a 15, lo que supone menor desembolso en caso de ejecución.

    Por cierto, estos días puedes vender puts de Arytza a strike 8 por ejemplo. Ya sólo te supondría un compromiso de 800 euros y a la mala lo podrias rolar, como digo más arriba. Deben pagar buenas primas si consideras que es una buena empresa para tener en cartera.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *