Objetivos 2019 a examen

Hoy quiero contaros qué pasó con nosotros en 2019. Para eso, haré recapitulación de los objetivos que me puse hace 12 meses. Aquí va.  

Objetivos de ahorro.

El ahorro en 2019 se midió con dos objetivos distintos: un objetivo en forma de tasa de ahorro, que nos permitía medir cuanto gastamos en relación a lo que ingresamos, y un objetivo de € de ahorro destinados a inversión, para tener una referencia fija y no solo valores relativos. 

  • En cuanto a la tasa de ahorro, cuando hicimos el plan del 2019 el número que salía era 15%, y nos pusimos como objetivo conseguir una tasa de ahorro superior al 50%. El número real fue 33,6%, en el medio. Podría haber sido mejor, pero fue un año con muchos picos en cuanto a gastos que lo hicieron difícil de planear, así que estoy satisfecha con el ahorro conseguido.
  • Inversión en nuestra cartera. El número realista (el que salía en el plan) eran 20.000€, el objetivo 30.000 €. La realidad fue que de enero a octubre invertimos 23.500€, sobrepasando nuestro objetivo «fácil» y acercándonos al «difícil». Sin embargo, por un cambio en nuestra estrategia de inversión decidimos vender  parte de nuestra cartera, acabando el año muy lejos de nuestro objetivo de crecimiento de cartera de fondos. 

Objetivos de inversión.

Cuando empezamos el año decidimos tener una estrategia continuista en 2019. Seguir invirtiendo en fondos a largo plazo, moviendo la cartera poco a poco hacia fondos índice aunque manteniendo nuestras posiciones en fondos value.

Eso es lo que hicimos en la primera mitad del año, estábamos liados con la boda y otros temas y la inversión iba en automático. Pero una vez pasó la boda y le pudimos dedicar más tiempo a pensar nuestra estrategia de inversión, pivotamos. ¡Decidimos comprar un piso! Todavía estamos en el proceso, pero ya dimos una señal y tenemos líquido preparado para los gastos de compraventa y la entrada.  

Objetivos del blog.

Esta es la parte más decepcionante del 2019, y tengo que reconocer que es una espinita que llevo clavada. Empezamos el blog en 2018 con mucha energía, sabiendo que era un proyecto a largo plazo y que la consistencia era super importante. A finales del 2018 estábamos un poco hasta arriba pero sinceramos creímos que en 2019 seríamos capaces de mantener el ritmo. Y simplemente no fue posible.

En la parte personal volver a España fue genial, pero supuso un cambio muy grande en nuestra rutina. Esos fines de semana tranquilos que eran nuestra norma cuando estábamos fuera desaparecieron. Dedicamos el año a recuperar el tiempo perdido con amigos y familia, a pasar tiempo juntos y ponernos al día, ¡además de organizar una boda!

En el lado laboral, los dos empezamos en puestos nuevos por lo que el trabajo se comía gran parte de nuestro tiempo. Llegábamos a casa tarde y agotados mentalmente, lo que para mi fue un factor determinante. Si tenía un segundo libre no quería saber nada de ordenadores ni tecnología, solamente quería salir al campo a que me diera el aire y desconectar.

Dicho esto, estoy contenta porque hubo muchos momentos al año que me dieron ganas de retomarlo. Echaba de menos escribir, se me ocurrían cosas que contar y tenía ganas de hacerlo. Así que aquí estoy hoy, con una sonrisa en la cara tecleando de nuevo (y eso que es la tercera vez que hago este post, la tecnología no está ayudando mucho).

Eso sí, de momento nos olvidamos de redes sociales y tiempos impuestos, intentaremos organizarnos mejor para escribir y volver a conectar con esta comunidad tan maravillosa. 

Objetivos personales.

  • Conseguir una boda low cost a nuestro gusto. ¡Objetivo conseguido! Contaré con más detalle qué hicimos y compartiré los números, una boda low-cost es posible 🙂
  • Hacer planes low-cost con amigos. Objetivo conseguido a medias. Si nosotros organizábamos el plan solía ser una comida en casa, una caminata… mirábamos el dinero. Pero cuando eran nuestros amigos  los que organizaban muchas veces se nos iba de mano. 
  • Asistir a algún evento sobre independencia financiera. Fuimos a una charla en Madrid sobre gestión de finanzas personales, pero no asistimos a ningún evento específico sobre IF. Así que objetivo no conseguido. 

Nota final: ¿progresa adecuadamente o necesita mejorar?

Para resumir, el 2019 fue un buen año para nosotros, seguimos avanzando en el camino hacia la independencia financiera y alcanzamos un punto a nivel personal y laboral por el que llevamos varios años luchando. Recoger los frutos del esfuerzo siempre es reconfortante. 

Sin embargo, si examino los objetivos que me puse en enero 2019 y analizo si se consiguieron o no creo que la nota merecida es «necesita mejorar».  Yo nunca saqué una de esas en el cole, pero es un buen toque de atención. Hay que aprender a ser más exigente con uno mismo, o ponerse objetivos más realistas 😉 

Un abrazo!
Mrs. Lyn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *