¿Por qué creemos que es bueno hacer “castillos en el aire”?

Mrs Lyn y yo somos un poco obsesivos cuando nos toca tomar decisiones importantes. Discutimos las consecuencias de cada alternativa, las consecuencias de las consecuencias, el largo plazo y el corto plazo, pensamos que pasaría si las circunstancias cambian con cada alternativa…

De vez en cuando lo hacemos tomando una cerveza un viernes o desayunando tranquilamente un sábado. Pero cuando más productivos somos es cuando vamos en coche. Los “road trips” nos permiten viajar y descubrir sitios pero también tener horas para reflexionar juntos sin distracciones. Y nos encanta.

Baja la música que estamos analizando las consecuencias de subdecisión 4.3

Cómo sabéis, a finales de este año nos toca tomar una decisión importante. Así que estamos empezando a darle vueltas. De hecho, como estuve de visita en EE.UU, alquilamos un coche y nos fuimos de viaje por Vermont. Esto dio para una gran conversación sobre nuestro futuro a medio y largo plazo.

Tanta reflexión puede parece un coñazo, pero tiene muchos beneficios. La aparente lentitud de darle vueltas a todo hace que seamos mucho más ágiles tomando decisiones cuando se presentan las oportunidades o cuando las circunstancias cambian.

Por ejemplo, cuando me ofrecieron trabajar en el proyecto donde estoy en Londres tuve que decidir en un día e instalarme al día siguiente. Pude tomar la decisión tan rápido porque Mrs. Lyn y yo habíamos hablado largo y tendido sobre cuáles eran nuestras opciones y nuestros objetivos. Cuando la oferta se presentó, nosotros ya habíamos evaluado todas ventajas y desventajas. Por lo que pasar a la acción nos fue muy fácil.

Ningún viento será bueno para quien no sabe a qué puerto se encamina

Sólo sabiendo tu objetivo podrás aprovechar las oportunidades que se te presentan. A veces estas opciones parecerán fuera del sentido común si se ven desde fuera. Si estás trabajando para conseguir la independencia financiera, ya sabes a qué me refiero. Parece una tontería privarse del último modelo de móvil cuando podrías comprártelo sin ningún problema. Pero tú sabes que ese pequeño sacrificio te está acercando a tu objetivo.

Otro de los grandes beneficios de hacer castillos en el aire es que nos hace estar alineados constantemente con lo que queremos. Saber lo que cada uno queremos, sea o no lo mismo, nos parece muy saludable. No se puede negar que a veces nos cause alguna discusión, pero mejor una discusión a tiempo que un drama dentro de dos años.

Y tú, ¿le das muchas vueltas a las cosas o eres más impulsivo? ¿Haces castillos en el aire? 

Fotos: Pixabay

2 Comments

  1. Gabi

    Creo que para todo hay un momento. Yo solía darle bastantes vueltas a las cosas e intentar analizar las consecuencias de mis decisiones, pero diversas circunstancias me hicieron sentir la necesidad de no tener un futuro o un camino fijo y decidido, y quizás ahora me aventuro a tomar decisiones poco o nada meditadas que me han llevado a situaciones maravillosas que nunca hubiera podido imaginar. Dejar que la vida fluya en ocasiones es una oportunidad de descubrir nuevos horizontes que creo no debemos rechazar. Como siempre, lo difícil es saber cuando conviene ser impulsivo y cuando es más favorable ser reflexivo.

  2. Mr. Lyn

    Muy cierto, es difícil saber cuando hay que darle vueltas y cuando hay que dejarse llevar.

    De hecho, algunos de nuestros planes no son tangibles. Son ideas generales que nos marcan un poco el camino pero dejan espacio para la improvisación.

    Gracias por pasarte!
    Mr. Lyn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *