Sobre nosotros

¿Quiénes somos lúpulo y números?

Somos una pareja de treintañeros que escribimos bajo los pseudónimos de Mr Lyn y Mrs Lyn. No somos gurús de las finanzas ni nos lo creemos. Simplemente contamos nuestro camino hacia la independencia financiera con nuestros fracasos y nuestros triunfos. Nuestra perspectiva es totalmente independiente y personal.

Nos encanta conectar con gente a la que le interesan estos temas así que no dudes en escribirnos.

¿Por qué lúpulo y números?

Todo empezó con un excel. En nuestro excel de “plan de vida” empezamos a hacer cálculos de cómo nuestras finanzas podrían evolucionar a largo, larguísimo plazo. Pero rápidamente pasó del Excel a conversaciones filosóficas del tipo “¿Qué quieres hacer cuando te jubiles?”, “¿Te ves trabajando en una corporación o emprendiendo algo?”, etc.

Nos dimos cuenta de que disfrutábamos mucho estas conversaciones. Así que las empezamos a hacer más a menudo, cerveza en mano… Es increíble pensar cómo tu vida puede cambiar en el largo plazo. Ser conscientes de lo que queremos (o de lo que no queremos) nos ayuda a planificarnos mejor y a construir la vida que queremos.

Nosotros nos parecemos bastante el uno al otro. De hecho, cada vez nos parecemos más. Esto se está convirtiendo en un problema a medida que vamos cogiendo los malos hábitos del otro. A Mr Lyn siempre le encantó el helado, a Mrs Lyn no. Ahora nos encanta a los dos por lo que no hay uno que pueda tirar del otro…

No obstante, seguimos diferenciándonos en muchas cosas. Una de las más relevantes es que Mr Lyn tiende a ser súper frugal y Mrs Lyn valora más gastar en cosas que mejoren nuestras vidas. Por ejemplo, Mrs Lyn propone hacer un viaje a Australia y la perspectiva que tenemos es muy diferente:

-Mrs Lyn (lúpulo): es un viaje genial! Imagínate ver los koalas, las playas… es una experiencia única!

-Mr Lyn (números): Es carísimo! Haría que nos pasasemos un 50% de nuestro presupuesto para esa categoría, haría que lleguemos a la independencia financiera x meses más tarde, etc.

Puede parecer que esta diferencia de puntos de vista hacen que estemos discutiendo todo el día pero nada más lejos de la realidad. Es lo que hace que no vivamos en un trastero para ahorrar ni gastemos más en viajes que Willy Fog.