¿Tengo razón?

En el mundo de la inversión hay muchísimos charlatanes. Casi tantos como en el mundo de la startups. En ambos casos es posible tener un gran acierto que te catapulte a “gurú” y no tener por qué acertar nunca más.

Hay gestoras que se dedican a lanzar fondos específicos en muchas áreas: inteligencia artificial, enegía, materias primas, etc. Según va pasando el tiempo algunos de estos fondos tienen unos resultados horribles y van cerrando. Seguramente al menos uno de ellos tenga unos resultados excelentes. Digamos que el fondo de inteligencia artificial tiene un 20% anualizado. La gestora va cerrando los demás fondos y se convierten en los “gurús” de la inversión de inteligencia artificial. No necesitan seguir acertando porque el track record los va a mantener durante muchos años ya que tiene que caer mucho para revertir el 20% anualizado.

La impresión que me da es que muchos de esos genios que salen por la tele juegan a acertar una única vez.

Acierta una vez y échate a domir

Tengo un amigo que suele hacer predicciones un poco arbitrarias: “el baça gana la liga este año”, “a las cinco para de llover”, etc.

Cuando acierta, rápidamente me dice “¡te lo dije!”. Cuando no acierta no dice nada y yo me olvido de cuál era la predicción. Puede parecer que acierta mucho más de lo que falla pero en realidad es que simplemente me acuerdo de las veces que acierta (porque me las recuerda) y no de las que falla. Cuando me di cuenta y le expliqué esta teoría se partió de risa porque es exactamente lo que ocurre. 

A escala, el equivalente de que un amigo te recuerde algo es que salga en los medios. Y es que sólo hay dos tipos de noticia que venden con respecto a las predicciones

  1. Esta persona casi desconocida predijo exactamente un evento poco probable que nadie se esperaba
  2. Este gurú se equivocó al predecir algo

Es decir, cuando eres desconocido tienes todo a tu favor para hacer predicciones aunque no aciertes. En el momento que aciertes, se convertirá en noticia.

Recuerdo que cuando Abengoa se fue a a la bancarrota, la noticia era que un estudiante de 17 años «entrevió lo que la auditora Deloitte, con decenas de profesionales y recursos, no advirtió en sus informes sobre Abengoa«. Eso es noticia y vende un montón.

Cuando eres un “gurú” es al contrario. Lo mejor es no predecir nada para no perder tu categoría de gurú porque en el momento que te equivoques todos los medios se harán eco. Por ejemplo, cuando Tesla va para arriba la noticia es que Jim Chanos y David Einhorn se han equivocado.

Teniendo en cuenta esta dinámica hay una persona en el mundo de la inversión que me impresiona por haber empezado con el pie izquierdo y ser capaz de darle la vuelta a la situación: Ray Dalio.

A veces una cura de ego es la clave para el éxito a largo plazo

Ray Dalio saltó a la escena cuando acaba de fundar su hedge fund (Bridgewater Associates). Muy confiado, salió en varias cadenas de televisión diciendo que sabía exactamente lo que iba a pasar en la economía.

Corrían los años 70 y Ray Dalio lo tuvo claro y predijo que EE.UU se iba de cabeza a una enorme crisis de deuda que produciría una crisis económica. Esta opinión en aquel entonces era muy “contrarian”.

Inversión Bridgewater Associates

En agosto de 1982 México incumplió el pago de su deuda soberana y varios países empezaron a tener problemas de deuda. Como resultado, Ray Dalio se convertió en ese héroe anónimo que predijo lo que los prestigiosos bancos de inversión no vieron. Fue teniendo mucha más atención de los medios a medida que los síntomas de la crisis se iban haciendo notar. Este fue su momento de gloria ya que era el «underdog», esa persona desconocida que consiguió predecir lo que nadie esperaba. Incluso se le citó en el congreso para explicar qué estaba pasando en la economía, donde dijo “la economía está plana y al borde del colapso”.

En un artículo se le citaba diciendo “puedo decir esto con total certeza porque yo sé como funcionan los mercados”.

Pero se equivocó por completo y el mercado volvió a ir para arriba justo cuando el decía que estaba al borde del colapso.

Un cambio de mentalidad

Ray Dalio perdió todo el dinero que tenía apostando a su predicción. Esto merece respeto sabiendo que muchos de los gurús de la tele ni siquiera apuestan su propio dinero en sus predicciones.

Él estaba seguro de que tenía razón y sin embargo no la tenía

En este periodo Ray Dalio hizo una profunda reflexión sobre qué había pasado. Él estaba seguro de que tenía razón y sin embargo no la tenía. Así que se dio cuenta de que tenía que cambiar su forma de pensar para ir un paso más allá. Desde “¿Tengo razón?” a “¿Cómo sé que tengo razón?”

Esto es una pregunta que aplica mucho a la inversión pero que en realidad es relevante para muchos aspectos de nuestra vida.

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *