Un mes en USA: hacer amigos es caro

Cuando llegué a Estados Unidos me propuse dejar de lado momentáneamente el objetivo de ahorro y centrarme en conocer gente y tener vida social. Soy nueva en la ciudad, casi no conozco a nadie y por mi forma de ser necesito estar con gente.

Un mes de prueba

Así que durante el mes de agosto acepté invitaciones de cena sin ver a donde íbamos (excepto una vez, he de admitirlo, mi lado tacaño sigue vivo), salí a comer con mis compañeros cuando me lo propusieron, tomé cafés, cogí Ubers… una vida normal. No creas que me tiré a los lujos, no salí de fiesta ni mucho menos (el precio de las copas es prohibitivo), ni fui a espectáculos caros ni nada así. A grandes rasgos, se podría decir que salí a comer con compañeros dos o tres veces por semana y a cenar y tomar algo dos veces el fin de semana.

Resultados:

A principios de septiembre estuvo Mr. Lyn de visita y aprovechamos para hacer cierre de mes. Lo bueno que tiene hacer cierre de mes y llevar cuenta pormenorizada de tus gastos es que puedes hacer estas comparaciones.

Tengo que reconocer que estaba nerviosa, no sentía que había llevado una vida de lujo pero sí que por el coste de vida aquí había gastado mucho más de lo normal. Esto dice nuestro santo excel:

  • Gastamos 4 veces más en bares y restaurantes este mes que la media de los últimos 4 meses
  • Gastamos 4 veces más en supermercado el mes de agosto que la media de los últimos 4 meses

Se ve claramente el incremento del coste de vida de estar en España a estar en EEUU.

Adaptarse o morir

Entiendo que aquí la vida es más cara y los sueldos más altos (yo tengo un complemento salarial por estar en un país con un nivel de vida más alto), pero me cuesta cambiar el chip. Para mi pagar 35 o 40 euros por una cena es un capricho, una buena cena, y aquí no hace falta nada para gastarlos. A diario un sandwich para comer, una ensalada, cualquier cosa… de 10$ para arriba. Y me cuesta porque no puedo evitar compararlo con España y lo que tienes allí por ese dinero. Y las propinas, ¡¡¡ayyy las propinas!!! Si ya de por sí la comida en el menú no es barata, el palo viene cuando añades impuestos y propina.

Para mí la pregunta es: ¿cómo enfoco estos meses: como una oportunidad para ahorrar más y acelerar mi camino hacia la independencia financiera o como una oportunidad única por la que merece la pena reducir el ahorro de forma temporal?

Le di muchas vueltas, lo hablé con Mr. Lyn (él es el frugal del equipo) y hemos decidido decantarnos por la segunda. Sabemos que con el complemento salarial podríamos intentar aumentar el ahorro y darle un empujón al camino IF. Pero para nosotros no se trata de sufrir el camino sino de disfrutar el camino, sabemos que nos quedan muuuuuuuuuuchos años así que intentaremos ahorrar según nuestras posibilidades y necesidades en cada momento.

Cada uno a su manera

Después de contaros mi historia, creo que merece la pena contar la de Mr. Lyn. Él está en una situación parecida en Londres: ciudad cara, sin conocer a gente, etc. Pensarás, “él hará lo mismo ¿no?”

Pues no. Funcionamos como un equipo pero reconocemos que somos individuos con nuestras propias necesidades.

Nuestra decisión fue que durante estos meses intentaremos los dos maximizar el ahorro pero sin que impacte nuestra vida personal. Y eso significa cosas muy distintas para Mr. Lyn y para mí.

Mr. Lyn está ahorrando mucho (la tasa de ahorro de este año viene mucho por él). Lleva una vida muy frugal pero está bien a nivel personal. A él no le hace falta tener tanta vida social como a mí.

Para acabar ya, os digo también que no me convertí en una consumista de repente. Intento conservar los buenos hábitos siempre que puedo. Por ejemplo, mucha gente aquí para en Starbucks todos los días a comprar el desayuno. Yo desayuno en casa, lo que supone 5 o 6 dólares diarios de ahorro. Cuando no tengo comida con compañeros llevo comida de casa en lugar de salir a comer yo sola. Cuando propongo planes, procuro que sean low cost, etc.

Conclusiones: hacer amigos es caro

¿Se puede hacer amigos sin gastar mucho dinero? Sí, se puede. Yo lo intenté a través de MeetUp e hice algunos planes low-cost.

Pero por regla general, hacer amigos es caro. O por lo menos esa es mi experiencia en USA. Cuando estás solo en una ciudad e intentas conocer gente (fuera o dentro del trabajo), es difícil controlar el gasto. A tus amigos de toda la vida les puedes decir “oye, hacemos un plan barato que estoy intentando ahorrar”. A alguien que te acaban de presentar no (por lo menos yo no).

6 Comments

  1. Hamster onFIRE

    No te vuelvas loca, aunque aumente el gasto, tienes el complemento. Es un plan a largo plazo y siempre van a aparecer mejores y peores épocas para el ahorro. Recuerda que ahora mismo estás invirtiendo también en curriculum y experiencias que recordarás toda la vida.

    -Saludos.

  2. Hmmmm está claro que cambiarse de país siempre es costoso, eso es indiscutible. Lo que no estoy tanto de acuerdo es que necesites gastarte grandes cantidades de dinero para sociabilizar.

    Cuando yo estaba por Europa, trabajando, lo que hacía era usar Meetup. Gastar, si gastaba dinero, pero salir a tomar una cerveza, un café, no es caro probablemente con el salario que estés consiguiendo en USA. Luego también en las comunidades de expatriados también se suelen juntar en el local de las ofertas, dónde si te puedes permitir gastar sin mirar mucho la cartera. Me imagino que tu pareja, en Londres podrá encontrar alguno de estos sitios, al mismo que tú en dónde estés (me imagino que en New York?).

    Ánimo, que esas experiencias siempre son buenas en todos los sentidos de la vida. Echo de menos coger la maleta! 🙂

    • Mrs. Lyn

      Muchas gracias por tu comentarios!

      Totalmente de acuerdo con el tema MeetUp y que se puede quedar a hacer otros planes. Pero no sé si por mi situación, por es estilo de vida americano o por una combinación de ambas no me resulta sencillo encontrar planes “low cost”.

      En mi caso me surgen bastantes planes con gente del trabajo y me suelo apuntar (porque así no tengo que buscar otros y porque me gusta establecer relaciones con mis compañeros más allá de la oficina) y sí que estoy notando que todo es mucho más caro aquí. Por ejemplo, ayer tuvimos cena de equipo. Yo soy de las que se apunta a estos eventos y a este me apunté también. En el caso de ayer el sitio estaba ya elegido cuando me apunté (y yo tampoco habría sabido elegir) y acabamos saliendo a 50$ por persona (cada uno pagó lo suyo). Creo que mereció la pena? No lo dudo. Pero también pagué el doble de lo que habría pagado en España por un evento parecido.

    • Mrs. Lyn

      Jejeje, al final este camino es una carrera a largo plazo así que estoy intentando no agobiarme durante estos meses, controlar el gasto cuándo puedo y disfrutar la experiencia 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *